MANERAS DE PENAR | DAYRIN DE GUATEMALA

Dado a que en mi mente siempre he tenido pensamientos donde no confió en lo que Dios ya hizo por mi y en lo que no creo al respecto de ser una verdadera hija de Dios, este reto fue muy desafiante para mí. Con este reto aprendí que en realidad soy hija, que mi boca tiene poder y que con ella puedo declarar realmente bendición o maldición para mi vida, esta semana me enfoque mucho en quien soy en Él y que estoy sentada en lugares celestiales.

Cultura Real