LA SEÑORA Y LOS DULCES | DANIELA DE MÉXICO

Hace poco fui a una zapatería en la cual entró una señora ya de edad avanzada que se encontraba vendiendo dulces, mi reacción casi instantánea era decir "no gracias", sin embargo,  en mi interior algo me detuvo, hice una pausa y en lugar de ignorarla, le compré un chocolate y le regalé dinero que tenía en mi cartera y que equivalía a varios chocolates vendidos :) le pedí que me permitiera contarle porque hacía eso... le conté que eso era un regalo de Jesús, y empecé a hablarle de él, le dije que no estaba sola y que Dios la escuchaba. Pude ver que su corazón se conmovió y me dijo que ella le pedía a Dios que se encontrara a personas buenas que le compraran sus dulces... me siento bendecida que Dios haya respondido a la oración de esta mujer y que me haya puesto para ser de bendición! Creo que a veces no sabemos que Él quiere usarnos para responder a oraciones de muchos, creo que a veces nos conformamos con servir en la iglesia, pero basta con hacer una pausa para escuchar Su voz y darnos cuenta que él nos quiere usar para mostrar detalles de su corazón a otros.   

Cultura Real