LA HERMANA | KORALYS DE PUERTO RICO

Decidí orar por mi hermana a la que se le presentó un posible acenso buenísimo en su trabajo. Realmente necesitaba este ascenso pero casi imposible conseguirlo dado a su horario de clases en la universidad. Aunque siempre lucho con la incredulidad en mi mente, pensando que mi oración no hará nada, decidí orar con autoridad. Aún así la situación de mi hermana no parecía suceder, ella buscó todas las alternativas y decidió resignarse. De repente, la misma jefa le ofreció un horario especial para que pudiera manejar sus estudios y a la vez aceptar el acenso. 

Cultura Real