JOAQUÍN | LOS 450$

Uno de nuestros alumnos perdió su tarjeta universitaria donde también tenía todo su dinero. Le entregó a Dios la situación pero seguía preocupado de que alguien la tuviera y por el tema de hacer los tramites para anularla y sacar otra.

Dos días más tarde fue con un amigo a un computador de su universidad porque quería transferir 15$ desde su tarjeta perdida a otra que si tenía, pero que estaba vacía y no la había revisado en años.

Resulta que al ver el saldo de su tarjeta, donde debería de haber 15$, ¡Habían 450$!

No lo podía creer, revisó la cartilla y descubrió que había ganado una beca en la universidad hace 2 años. Le ingresaron el dinero en su antigua tarjeta y él no lo sabía. ¡Ahora tenía todo acumulado para ese día!

“Dios es sorprendentemente bueno, si yo no hubiese perdido mi tarjeta, no hubiera revisado la otra.
¡Dios esta tan cerca y tan disponible para nosotros hoy!, solo tenemos que disponernos como niños a ser sorprendidos por su amor.”

– Joaquín, Chile.