ABBIE | EL CAMPAMENTO

Una alumna ha compartido esto con nosotros:

“Mi Iglesia decidió hacer un campamento de dos días para veinte niños de una comunidad muy pobre de mi ciudad y había sido imposible conseguir el dinero necesario. Mucho dinero se iba solo en comida, pero Dios puso en nuestro corazón dar de lo que teníamos y que Él pondría el resto. Dimos cosas muy básicas, como comida y cosas personales.
Empezamos a tocar puertas y mucha gente empezó a ofrendar. ¡Fue posible realizar el campamento! De verdad, en estos días vimos la gloria de Dios con los niños siendo sanados de maltratos y abusos, les enseñamos a adorar, a orar y no solo eso sino que el lugar del campamento fue un lugar hermoso. Quizás esos niños nunca habrían podido estar de no ser por la mano de Dios.
Vi que al dar quizás los pocos panes y peces Dios hace algo grande y trae bendición a muchos.”

– Abbie, Venezuela.